Diputado Fidelio Despradel Cuestioma Agripino Este en Catalina

Carta del diputado Fidelio Despradel a Agripino y la Comisión de Punta Catalina

Monseñor Agripino Núñez Collado

Presidente Comisión Investigadora de labien Licitación y

Adjudicación de las Plantas a carbón de Punta Catalina

Cc. al pleno de la comisión.

Distinguidos Señores:

Después de externarles un cordial y respetuoso saludo, hoy les escribo para compartirles algunas de las más sinceras preocupaciones que ha generado en mí la magnitud del caso Odebrecht y el rol que en el mismo pudiera jugar la comisión que ustedes conforman.

Desde que el presidente Danilo Medina promulgó el decreto para la investigación del proceso de licitación y adjudicación de las plantas a carbón de Punta Catalina, me pregunto ¿cómo podemos explicarle a nuestros hijos y nietos que un integrante del consejo directivo de una de las empresas constructoras de las plantas puede ser miembro o presidente de la comisión investigadora del proceso? ¿Cómo podemos explicar a los jóvenes dominicanos que este conflicto de intereses se resuelve con la simple renuncia de esta persona al consejo directivo de la empresa?

Estas preguntas son las mismas que se hacen miles o decenas de miles de dominicanos.

Como diputado nacional y desde la posición generacional y las canas que comparto con varios de ustedes, puedo decir que nunca antes había visto un entramado corrupto como el relacionado con Odebrecht y parte de la delincuencia política del país. Sin embargo, pienso que en este momento histórico el mayor daño que se le puede hacer al pueblo dominicano no está en el robo de los recursos que tanto necesita para superar la pobreza y el subdesarrollo. El mayor daño estaría en permitir la impunidad de los delincuentes disfrazados de políticos y trabajar para protegerlos.

De ahí me pregunto, en lo más profundo de mi consciencia, ¿cómo podríamos explicar en una escuela cualquiera, a nuestros niños y jóvenes, que el presidente de la República, el principal promotor y beneficiario político de la construcción de las plantas, sea al mismo tiempo el responsable de diseñar y poner a funcionar una comisión que tendría que investigarlo a él mismo? ¿Con cuál argumento podríamos convencer a los estudiantes de nuestras universidades que un asalariado de la institución licitadora va a realizar un papel independiente en este proceso?

Llevo toda la vida luchando a favor de las grandes causas del pueblo dominicano. Pero ni en el momento en que tomé las armas para defender la constitucionalidad y la democracia en 1963, me vi frente a una cuestionante ética como la que ustedes hoy tienen frente al país y la Historia. Le doy vueltas a la situación y no veo la forma de negar que esta comisión sea parte de una estrategia para garantizar la impunidad al presidente Danilo Medina y evitar que el pueblo dominicano conozca la verdad de lo ocurrido en la asignación y ejecución del contrato de Punta Catalina a una empresa corrupta y corruptora, cuyos socios políticos hoy son perseguidos y sancionados en todo el continente americano, menos en la Patria de Juan Pablo Duarte, Luperón, Manolo, Minerva y Caamaño.

Con respeto y sinceridad,

Fidelio Despradel